viernes, 16 de octubre de 2015

Un barbecho

Son muchos las actividades, son muchas las distracciones. Volvemos al combate, a la presencia en estas redes para ver las tinajas llenas

viernes, 7 de diciembre de 2012



En el recuerdo de San Nicolás se leí esto en el Oficio de lectura... Creo que merece la pena leerlo, aunque sea un poco largo...

San Agustín, obispo
De los tratados sobre el evangelio de san Juan (Tratado 123,5: CCL 36,678-680)

Primero pregunta el Señor lo que ya sabía, y no sólo una vez, sino dos y tres veces: si Pedro le ama, y otras tantas veces le oye decir que le ama, y otras tantas veces no le recomienda otra cosa sino que apaciente sus ovejas.
A la triple negación corresponde la triple confesión, para que la lengua no fuese menos esclava del amor que del temor, y para que no pareciese que la inminencia de la muerte le obligó a decir más palabras que la presencia de la vida. Sea servicio del amor el apacentar la grey del Señor, como fue señal del temor la negación del Pastor.
Los que apacientan las ovejas de Cristo con la disposición de que sean suyas y no de Cristo demuestran que se aman a sí mismos y no a Cristo.
Contra estos tales nos ponen continuamente en guardia estas palabras de Cristo, como también las del Apóstol, quien se queja de los que buscan sus propios intereses, no los de Jesucristo.
Pues qué significa: ¿Me amas? Apacienta mis ovejas, sino lo siguiente: «Si me amas, no pienses en apacentarte a ti mismo, sino a mis ovejas; apaciéntalas como mías, no como tuyas; busca mi gloria en ellas, no la tuya; mi propiedad, no la tuya; mis intereses, y no los tuyos; no te encuentres nunca en compañía de aquellos que pertenecen a los tiempos peligrosos, puesto que se aman a sí mismos y aman todas aquellas cosas que se deducen de este mal principio».
Los que apacientan las ovejas de Cristo que no se amen a sí mismos, para que no las apacienten como propias, sino como de Cristo.
El defecto que más deben de evitar los que apacientan las ovejas de Cristo consiste en buscar sus intereses propios, y no los de Jesucristo, y en utilizar para sus propios deseos a aquellos por quienes Cristo derramó su sangre.
El amor de Cristo debe crecer hasta tal grado de ardor espiritual en aquel que apacienta sus ovejas, que supere también el natural temor a la muerte, por el que no queremos morir aun cuando queremos vivir con Cristo.
Pero, por muy grande que sea el pesar por la muerte, debe ser superado por la fuerza del amor hacia aquel que, siendo nuestra vida, quiso padecer hasta la misma muerte por nosotros.
Pues, si en la muerte no hubiera ningún pesar, o éste fuera muy pequeño, no sería tan grande la gloria de los mártires. Pero, si el buen Pastor, que dio su vida por sus ovejas, suscitó tantos mártires suyos de entre sus ovejas, ¿cuánto más deben luchar hasta la muerte, por la verdad, y hasta derramar la sangre, contra el pecado, aquellos a quienes Cristo encomendó apacentar sus ovejas, es decir, el instruirlas y gobernarlas?
Por esta razón, y ante el ejemplo de la pasión de Cristo, ¿quién no comprende que son los pastores quienes más deben imitarlo, puesto que muchas de sus ovejas lo han imitado, y que bajo el cayado del único Pastor, y en un solo rebaño, los mismos pastores son también ovejas. A todos hizo ovejas suyas, ya que por todos padeció, pues él mismo, para padecer por todos, se hizo oveja.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

un blog en barbecho

Ciertamente he dejado un tiempo sin escribir nada... lo siento. Además es un error un especialista en comunicación nos dice que en un blog hay que escribir, por lo menos, una cosa al día... vaya carrera...

Comienza un nuevo curso... tenemos los inicios de las actividades y emprendemos un nuevo camino con sensaciones nuevas... Después de las fiestas respectivas: Letur, Albacete y Elche de la Sierra... uno desea ya que la rutina nos invada, porque tener actividades fijas no vienen nada mal a nuestras vidas... Seguiremos reflexionando sobre esto...

viernes, 13 de julio de 2012


 

Estando estos días viendo mi perfil en Facebook he visto este montaje. Merece la pena preocuparse por rezar por las vocaciones porque eso quiere decir que interesa la presencia de Jesucristo entre nosotros, porque sin sacerdotes no hay Eucaristía...

Entono el mea culpa por dejar tan abandonado este espacio. No me tomo vacaciones...

viernes, 25 de mayo de 2012

Tratar al Espíritu Santo


http://www.elporvenir.com.mx/upload/foto/20/3/6/pentecostes.jpgVivir según el Espíritu Santo es vivir de fe, de esperanza, de caridad; dejar que Dios tome posesión de nosotros y cambie de raíz nuestros corazones, para hacerlos a su medida. Una vida cristiana madura, honda y recia, es algo que no se improvisa, porque es el fruto del crecimiento en nosotros de la gracia de Dios. En los Hechos de los Apóstoles, se describe la situación de la primitiva comunidad cristiana con una frase breve, pero llena de sentido: perseveraban todos en las instrucciones de los Apóstoles, en la comunicación de la fracción del pan y en la oración (Act II, 42.).

Fue así como vivieron aquellos primeros, y como debemos vivir nosotros: la meditación de la doctrina de la fe hasta hacerla propia, el encuentro con Cristo en la Eucaristía, el diálogo personal –la oración sin anonimato– cara a cara con Dios, han de constituir como la substancia última de nuestra conducta. Si eso falta, habrá tal vez reflexión erudita, actividad más o menos intensa, devociones y prácticas. Pero no habrá auténtica existencia cristiana, porque faltará la compenetración con Cristo, la participación real y vivida en la obra divina de la salvación.

Es doctrina que se aplica a cualquier cristiano, porque todos estamos igualmente llamados a la santidad. No hay cristianos de segunda categoría, obligados a poner en práctica sólo una versión rebajada del Evangelio: todos hemos recibido el mismo Bautismo y, si bien existe una amplia diversidad de carismas y de situaciones humanas, uno mismo es el Espíritu que distribuye los dones divinos, una misma la fe, una misma la esperanza, una la caridad (Cfr. 1 Cor XII, 4–6 y XIII, 1–13.).

Podemos, por tanto, tomar como dirigida a nosotros la pregunta que formula el Apóstol: ¿no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu Santo mora en vosotros? (1 Cor III, 16.), y recibirla como una invitación a un trato más personal y directo con Dios. Por desgracia el Paráclito es, para algunos cristianos, el Gran Desconocido: un nombre que se pronuncia, pero que no es Alguno –una de las tres Personas del único Dios–, con quien se habla y de quien se vive.

Hace falta –en cambio– que lo tratemos con asidua sencillez y con confianza, como nos enseña a hacerlo la Iglesia a través de la liturgia. Entonces conoceremos más a Nuestro Señor y, al mismo tiempo, nos daremos cuenta más plena del inmenso don que supone llamarse cristianos: advertiremos toda la grandeza y toda la verdad de ese endiosamiento, de esa participación en la vida divina, a la que ya antes me refería.

Porque el Espíritu Santo no es un artista que dibuja en nosotros la divina substancia, como si El fuera ajeno a ella, no es de esa forma como nos conduce a la semejanza divina; sino que El mismo, que es Dios y de Dios procede, se imprime en los corazones que lo reciben como el sello sobre la cera y, de esa forma, por la comunicación de sí y la semejanza, restablece la naturaleza según la belleza del modelo divino y restituye al hombre la imagen de Dios (S. Cirilo de Alejandría, Thesaurus de sancta et consubstantiali Trinitate, 34 (PG 75, 609).).

Para concretar, aunque sea de una manera muy general, un estilo de vida que nos impulse a tratar al Espíritu Santo –y, con El, al Padre y al Hijo– y a tener familiaridad con el Paráclito, podemos fijarnos en tres realidades fundamentales: docilidad –repito–, vida de oración, unión con la Cruz.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Adoración

Fue una bonita experincia para mucha gente... yo estuve allí parece que los que tratamos cotidianamente con Dios nos acostumbramos a él, pero qué maravilla descubrirlo así... Gracias por quedarte con nosotros, Señor.

miércoles, 2 de mayo de 2012

May Feelings V

Dura imagen...pero real

Tras una larga ausencia de entradas en el blog, por lo que pido disculpas... No puedo resistirme a publicar es dura foto. Aviso que es dura y que los ojos sensibles no deben verla... pero esto es lo que pasa cuando eres Cristiano en Nigeria. Unos locos han asesinado estos hermanos nuestros cuando celebraban la Eucaristía y muchos son jóvenes,... simplemente por ser cristianos. Nos llama la atención... verdad? y nosotros vivimos el seguimiento de Cristo a medio gas o nulo gas... Descansen e Paz en tu Gloria, Señor y a los asesinos, perdónales porque no saben lo que hacen. Danos a todos Señor la paz y la Reconciliación





jueves, 22 de marzo de 2012

Trailer May Feelings 5

Desde hace cinco años un grupo de jóvenes españoles lanza un vídeo durante el mes de mayo para promover el rezo del rosario. Para aumentar la expectación, ya está en internet el trailer del que será el vídeo de este año 2012.