sábado, 19 de marzo de 2011

Sentido común, el menos común de los sentidos.

La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la exposición obligatoria del crucifijo en las escuelas públicas italianas es una buena noticia. Hace historia, como lo demuestra el resultado alcanzado en la Gran Sala al final de un examen profundizado de la cuestión.

Se reconoce a un nivel jurídico autorizado e internacional que la cultura de los derechos del hombre no debe ponerse en contraposición con los cimientos religiosos de la civilización europea, a los que el cristianismo ha dado una contribución esencial.

Se reconoce, además, según el principio de subsidiariedad, que es un deber garantizar a cada país un margen de aprecio del valor de los símbolos religiosos en la propia historia cultural y en la identidad nacional y del lugar de su exposición (como ha sido confirmado en estos días también por sentencias de tribunales supremos de algunos países europeos).

En caso contrario, en nombre de la libertad religiosa, se tendería paradójicamente a limitar o incluso a negar esta libertad para excluir de la vida pública toda manifestación. De este modo, se violaría la misma libertad, obscureciendo las identidades específicas y legítimas. El Tribunal sentencia, por tanto, que la exposición del crucifijo no es adoctrinamiento sino expresión de la identidad cultural y religiosa de los países de tradición cristiana.

jueves, 17 de marzo de 2011

Arrepentimiento y perdón


Esta semana me ha dado por los vídeos... me han parecido excelentes. Cuánto puede enseñar la imagen y el sonido. Somos la generación multimedia (a no ser que pertenezcas a la generación nini). Hoy he leído en el Blog de mons. Munilla este artículo, de los que denomino "3B". ¿Adivinas lo que significa? Bueno-Bonito-Breve...

http://www.enticonfio.org/enticonfio047.pdf


Es una invitación para reflexinar esta Cuaresma

miércoles, 9 de marzo de 2011

La Cuaresma y los 110 Km/h

El título de esta entrada os puede parecer una tontería, pero voy a intentar explicarme. El otro día volvía de pasar unos días con mi familia, y no había utilizado la autovía (el camino habitual para llegar a La Roda) desde el cambio de las señales: ya el domingo empezaban a cambiarlas... Estaba comprobando cuánto tiempo tardaba de Albacete a La Roda a 110 km/h... ¡Qué curioso! sólo me adelantó, y no muy rápido, un Mercedes en todo el trayecto, 20 minutos aproximadamente: en días anteriores no ocurría lo mismo... La conducción era tranquila y pausada, los vehículos en sentido contrario aparecían despacio, sin prisas; había calma en la autovía aun siendo día laboral. Se podía disfrutar del paisaje, ciertamente bonito, llano.

No voy a entrar a valorar si es acertada o no el cambio de legislación, sin embargo, cuánto necesitamos "ir más despacio en nuestra vida" y total sólo son unos minutos más...
Empieza la Cuaresma. Hemos recibido (en mi caso la he impuesto por primera vez...) la ceniza y se rezaba "convertíos y creed en el Evangelio". Esta invitación requiere tiempo y ayuda de Dios. Requiere "ir despacio" por la vida: sólo para reflexionar un poquito y descubrir cómo Dios nos ama: lo veremos en el Triduo Pascual.

Santa Cuaresma.