lunes, 31 de octubre de 2011

Como en la vida misma

Acabo de rezar el Oficio de Lecturas junto a las Vísperas y no me resisto a publicar esta entrada porque si la gente leyera, de vez en cuando, los textos que publica la Iglesia pues se llevarían una sorpresa como me ha pasado a mí porque es muy actual. A ver que os parece este texto del Concilio Vaticano II. Nos estamos preparando para el 50 aniversario de su inauguración...


Procuren los hombres no limitarse a confiar sólo en el esfuerzo de unos pocos, descuidando su propia actitud mental. Pues los gobernantes de los pueblos, como gerentes que son del bien común de su propia nación y promotores al mismo tiempo del bien universal, están enormemente influenciados por la opinión pública y por los sentimientos del propio ambiente. Nada podrían hacer en favor de la paz si los sentimientos de hostilidad, desprecio y desconfianza, y los odios raciales e ideologías obstinadas, dividieran y enfrentaran entre sí a los hombres. De ahí la urgentísima necesidad de una reeducación de las mentes y de una nueva orientación de la opinión pública.

Quienes se consagran a la educación de los hombres, sobre todo de los jóvenes, o tienen por misión educar la opinión pública consideren como su mayor deber el inculcar en todas las mentes sentimientos nuevos, que llevan a la paz. Es necesario que todos convirtamos nuestro corazón y abramos nuestros ojos al mundo entero, pensando en aquello que podríamos realizar en favor del progreso del género humano si todos nos uniéramos.

No deben engañarnos las falsas esperanzas. En efecto, mientras no desaparezcan las enemistades y los odios y no se concluyan pactos sólidos y leales para el futuro de una paz universal, la humanidad, amenazada ya hoy por graves peligros, a pesar de sus admirables progresos científicos, puede llegar a conocer una hora funesta en la que ya no podría experimentar otra paz que la paz horrenda de la muerte. La Iglesia de Cristo, que participa de las angustias de nuestro tiempo, mientras denuncia estos peligros no pierde con todo la esperanza; por ello, no deja de proponer al mundo actual, una y otra vez, con oportunidad o sin ella, aquel mensaje apostólico: Ahora es tiempo favorable, para que se opere un cambio en los corazones, ahora es día de salvación.
Para construir la paz es preciso que desaparezcan primero todas las causas de discordia entre los hombres, que son las que engendran las guerras; entre estas causas deben desaparecer principalmente las injusticias. No pocas de estas injusticias tienen su origen en las excesivas desigualdades económicas y también en la lentitud con que se aplican los remedios necesarios para corregirlas. Otras injusticias provienen de la ambición de dominio, del desprecio a las personas, y, si queremos buscar sus causas más profundas, las encontraremos en la envidia, la desconfianza, el orgullo y demás pasiones egoístas. Como el hombre no puede soportar tantos desórdenes, de ahí se sigue que, aun cuando no se llegue a la guerra, el mundo se ve envuelto en contiendas y violencias.
Además, como estos mismos males se encuentran también en las relaciones entre las diversas naciones, se hace absolutamente imprescindible que, para superar o prevenir esas discordias y para acabar con las violencias, se busque, como mejor remedio, la cooperación y coordinación entre las instituciones internacionales, y se estimule sin cesar la creación de organismos que promuevan la paz.

Gaudium et Spes 82-83

jueves, 27 de octubre de 2011

Se está celebrando la Jornada de Oración por la Paz en Asis recordando el Encuentro que propició el Beato Juan Pablo II en el año 1986. Se han reunido muchos creyentes del mundo entero convocados por el Papa Benedicto XVI, hay incluso Ateos que intervendrán en ella... hay expectación por escuchar lo que dicen, pero me parece interesante escucharles porque ellos expresan un posicionamiento que ya no es raro en nuestras sociedades. El mismo Concilio Vaticano II se hizo eco de este fenómeno e incluso entonó el mea culpa porque en la génesis del ateismo está, como un factor entre otros, la actitud de los creyentes que no han sabido dar razón de la esperanza como nos reucerda San Pedro (cfr. 1Pe 3, 15).

La Paz es un punto en común con todas las religiones es una buena forma de empezar a caminar juntos.

sábado, 22 de octubre de 2011

DOMUND 2011: "Así os envío yo" (Jn20,21)

Sobre el fondo del mundo, aparece silueteado el mapa de España, donde los rostros de misioneros y misioneras evocan a tantos hermanos nuestros que han sido enviados por las diócesis de España para anunciar el Evangelio por toda la Tierra.

La referencia a los cinco continentes sugiere el destino de cada envío. La Iglesia, en nombre de Jesús, manda a cada misionero y misionera a un lugar donde la Palabra de Dios apenas es conocida y donde el Reino de Dios aún está en sus comienzos.

Un buen día para rezar por los misioneros y estupendo para caer en la cuenta que nosotros también somos misioneros en nuestro entorno cotidiano.

sábado, 15 de octubre de 2011

You Cat...ízate...

Algunas personas me dicen que a los jóvenes de hoy no les interesa esto. Yo me opongo y estoy seguro de tener razón. Los jóvenes de hoy no son tan superficiales como se dice de ellos. Quieren saber qué es lo verdaderamente importante en la vida. Una novela policíaca es fascinante porque nos mete en el destino de otras personas, que podría ser también el nuestro. Este libro es fascinante porque habla de nuestro propio destino y por ello nos afecta profundamente a cada uno.


Por eso os invito: ¡estudiad el Catecismo! Es mi deseo más ardiente. Este catecismo no os regala los oídos. No os lo pone fácil. Pues os exige una vida nueva. Os presenta el mensaje del Evangelio como la «perla de gran valor» (Mt 13,46), por la que hay que dejarlo todo. Por eso os pido: ¡estudiad el Catecismo con pasión y constancia! ¡Dedicadle tiempo! Estudiadlo en el silencio de vuestro cuarto, leedlo en pareja, si tenéis novio, formad grupos de trabajo y redes, intercambiad opiniones en Internet. ¡De cualquier forma, mantened conversaciones acerca de la fe!

Son palabras de Benedicto XVI en el prologo de esta nueva propuesta de formación en la fe dedicada principalmente a los jóvenes. Nos hace falta formación para conocer nuestra fe y poder proponerla a los demás porque uno no puede ofrecer lo que no ha experimentado ni vivido. No os lo recomiendo porque ya el Papa lo ha hecho... yo ya lo estoy leyendo...


jueves, 6 de octubre de 2011

Historias de la vida en la Sierra

Hoy ha sido mi primer dia en Elche de la Sierra. He podido conocer al primer grupo de catequistas, a la sacristana y uno de los coros que tiene la parroquia He podido disfrutar del templo dedicado a santa Quiteria en la primera de las misas que, si Dios quiere, voy a tener la suerte de presidir en stas tierras serranas. Ya os ire contando mas cosillas. Mañana voy-acompañado de Ignacio, mi nuevo parroco- a Letur y cerraremos las actividades que me llevaran por alli. Por cierto, con esta entrada, abrimos nueva etiqueta

domingo, 2 de octubre de 2011

Muchas gracias

En este día me he despedido de mi primer destino... Muchas gracias a todas aquellas personas con las que he compartido actividades, trabajo, diversión, la vida cotidiana y, sobretodo la Fe.

Doy muchas gracias a Dios por este año vivido en La Roda con sus gentes. Hasta pronto.


Que los Santos Ángeles Custodios nos ayuden a caminar hacia el Señor Jesús.