sábado, 1 de enero de 2011

Año nuevo, "vida" nueva


Siempre hemos oído este refrán. Son muchos los propósitos que nos ponemos en estas fechas entrañables: al final, duran unos días, en el mejor de los casos, meses.

El año doble 1 será el año en que cumpliré 30 (en noviembre) y el año en el que, si Dios quiere seré Sacerdote. Un año inolvidable.

Además, será el año en el que nos reuniremos en Madrid muchos jóvenes en Cuatrovientos: el mismo sitio donde decidí entrar en el Seminario.

Un año inolvidable, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario