domingo, 4 de septiembre de 2011

Vacaciones

Parece raro... estamos a primeros de septiembre y estoy de vacaciones... desde el 29 de Agosto... Cómo se nota que es mi primer verano como sacerdote. Durante este tiempo hemos preparado y celebrado muchos acontecimientos: la ordenación sacerdotal, las fiestas del pueblo, la participación en la JMJ... he visto como los compañeros sacerdotes se iban y volvían de vacaciones. Ahora falta la Feria en honor a la Virgen de Los Llanos, ver cómo se va gente de la parroquia a Tierra Santa y mi marcha al nuevo destino pastoral: Elche de la Sierra. En los momentos de oración delante del Santísimo ya están presentes esos desconocidos por poco tiempo.

Me encuentro cerca de Valencia con otros sacerdotes de sendos lugares de nuestra geografía española e africana. Son momentos de descanso, con tiempo para rezar, un tiempo para el estudio (este año se trata de un repaso a los Textos de San Juan); momentos de algo de deporte: paseos y piscina... y lo mejor intercambio de anécdotas y, de vez en cuando: una buenísima horchata con sus fartons caseros... buenísimo...

En unos pocos días tocará volver a la marcha cotidiana, pero de otra forma... Jesucristo invitó a sus discípulos en un momento determinado, después de mucha actividad, a descansar junto a Él. Lo he intentado imitar y, hay que decirlo, funciona. Mucho ánimo para los que ya terminaron sus vacaciones: no hay que desanimarse porque la vuelta al trabajo no es un castigo... En estos tiempos que corren hay que dar gracias a Dios por ese trabajo. Además, el trabajo nos permite responder al plan de Dios, nos acerca a Dios si se lo ofrecemos cada día... ah... y cuesta menos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario