martes, 24 de enero de 2012

cuidados de una madre

Parece mentira... Cuando uno decide entrar en el seminario, por lo menos me pasó a mí, le das un disgustillo a tu madre y empieza a preocuparse... por la supuesta soledad, sobretodo... Sin embargo, cuando ella entra en el mundillo la cosa cambia y se le ve muy contenta...

Hoy, tras mucho tiempo se ha venido al nuevo destino y... ahí está... organizando cocina, habitaciones, la propia vida del cura... Que sea así por muchos años. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario